Gurami besador 101: cuidados, compañeros de acuario, tamaño y más

Índice de contenidos

El gourami besucón es un pez de agua dulce muy interesante que llama la atención pase lo que pase. Con sus grandes labios y brillantes colores, ¡no puedes pasarlos por alto!

Pero es muy importante que conozcas bien su temperamento y sus cuidados antes de plantearte tener uno. Aunque no son peces "sólo para expertos", tampoco son pan comido.

Esta guía te enseñará los cuidados esenciales del gourami besucón. Incluye compañeros de acuario, tamaño, alimentación y mucho más.

Cuando termines de leer esto, sabrás qué esperar.

Resumen de la especie

A pesar de su apodo romántico, el gourami besador (nombre científico: Helostoma temminkii) no debe su nombre a su dulce carácter. Esta especie recibe su nombre comercial por su boca distintiva y sus tendencias algo agresivas.

También conocidos como besadores o peces besadores, esta especie puede ser una adición muy singular a tu acuario. Son magníficos peces de agua dulce de tamaño mediano con algunas características anatómicas que no se ven muy a menudo en el comercio de peces.

La especie es endémica de la isla de Java, en Indonesia. Sin embargo, también son nativos de estanques de movimiento lento de Borneo, Camboya, Tailandia, Malasia y Vietnam. En muchas regiones, estos peces son en realidad una valiosa fuente de alimento para los lugareños.

La mayoría de los peces que ves hoy en el comercio son criados con fines comerciales. No tan comunes como otros peces de la familia de los gouramis, ¡los peces besucones son una especie realmente especial para cuidar!

Aspecto

El rasgo más identificativo del gourami besador es su boca. En lugar de una boca orientada hacia delante o hacia arriba, el pez besador tiene una boca que sobresale hacia delante.

Estos peces están equipados con articulaciones adicionales en la mandíbula. Las articulaciones proporcionan mayor destreza y movimiento. Las articulaciones permiten al pez abrir mucho la boca para ingerir más alimentos y nutrientes.

gourami besador

Cuando comen o luchan, los labios parecen fruncidos para un beso.

Más allá de ese rasgo físico característico, los gouramis besadores tienen un perfil típico de gourami. El cuerpo es alto, profundo y esbelto. Lateralmente, esta especie es bastante esbelta, lo que los convierte en nadadores muy ágiles (y divertidos de observar).

Las aletas dorsal y anal se extienden a lo largo de la mayor parte del cuerpo. Todas las aletas, incluidas las pectorales y la caudal, tienen radios espinosos.

Son peces muy coloridos, con algunas variaciones diferentes que suelen verse.

La coloración natural es verde plateada. El color apagado va acompañado de unas sutiles bandas en la aleta dorsal y anal.

Luego está el besugo moteado. Presenta la misma coloración de base que la variedad natural. Pero tiene motas de color verde más oscuro o negro para crear el aspecto moteado.

La última variación adopta un color rosa plateado. Es el resultado de una mutación genética. La cría selectiva ha hecho que este color sea muy popular y esté muy extendido en el comercio acuariófilo.

Nota del autor: No hay grandes diferencias físicas entre machos y hembras. La única forma real de identificar los sexos es observando a la hembra cuando se llena de huevos en la época de desove.

Duración de la vida

La esperanza de vida media del gourami besucón es de unos 7 años en cautividad. Sin embargo, son totalmente capaces de vivir hasta 25 años.

Como puedes ver, los gouramis besucones pueden ser mascotas longevas en las condiciones adecuadas. Sin embargo, no hay forma de saber con seguridad cuánto vivirán tus peces. En cualquier caso, tu objetivo debe ser poner de tu parte para maximizar su esperanza de vida en la medida de lo posible.

En condiciones de acuario prístinas, estos peces prosperarán. Responden negativamente a la fluctuación de los parámetros del agua y al exceso de amoníaco en el acuario. Por ello, debes mantener el agua limpia y estar al tanto de las condiciones para mantenerlos en buena forma.

Tamaño medio del gourami besucón

El tamaño típico de los gouramis besadores es de unos 15 cm de longitud. Estos peces rara vez superan esta longitud en cautividad, pero suelen alcanzar los 30 cm en estado salvaje.

Nota del autor: La razón de esta diferencia es que el entorno confinado de un acuario atrofia su crecimiento. Claro que es posible ver crecer a estos peces más allá de la media de 15 cm. Sin embargo, esto sólo ocurre en grandes acuarios de agua dulce.

Cuidados

El cuidado del gourami besador no es demasiado difícil. Siempre que atiendas a sus necesidades y pongas de tu parte para mantener estable el entorno, no deberías tener ningún problema.

Dicho esto, estos peces de agua dulce tienen personalidades distintas y algunos comportamientos extravagantes. El estilo de vida único de esta especie puede suponer un reto si no estás preparado.

Por suerte, tenemos algunas pautas de cuidado para ayudarte.

Tamaño del acuario

Recomendamos un acuario de no menos de 50 galones para un gourami besucón.

Sin embargo, mantenerlos en un acuario más grande, de 75 galones o más, es incluso mejor si tienes capacidad para ello. Puedes tener éxito con un solo gourami besucón en un acuario de sólo 30 galones, pero tendrás que mantener el hábitat bastante vacío (lo cual es injusto para el pez).

Los acuarios más grandes ofrecen espacio suficiente para esta especie tan activa. No sólo eso, sino que reduce las posibilidades de disputas territoriales. Esto es especialmente importante si piensas mantener una pareja o un grupo pequeño (más adelante hablaremos de ello).

Parámetros del agua

Como con cualquier pez, lo mejor en cuanto a los parámetros del agua es reproducir el entorno natural. Los guramis besucones viven en estanques y pantanos de movimiento lento, llenos de vida vegetal.

Los gouramis besucones son bastante resistentes a las condiciones del agua. Incluso se desenvuelven bien en entornos con poco oxígeno.

Esto se debe a que son una de las únicas especies de peces que tienen un órgano laberíntico. Lo utilizan para extraer tanto oxígeno del agua como sea posible. ¡Este pez puede incluso aspirar aire de la superficie!

En general, el gourami besucón es muy adaptable. Siempre que te ciñas a los siguientes parámetros, tu pez podrá llevar una vida sana.

  • Temperatura del agua: 72°F a 82°F
  • Niveles de pH: de 6,8 a 8,5 (procura que el agua sea neutra)
  • Dureza del agua: de 5 a 20 dGH

Nota del autor: Cuando montes su acuario por primera vez, es importante que analices el agua con bastante frecuencia. Puedes reducir la frecuencia de los análisis cuando se haya establecido la consistencia de los parámetros del agua.

Preparación del resto del acuario

Las plantas y la vegetación espesa son lo más importante que necesitarás para el gourami besucón. Sin embargo, debes tener cuidado con los tipos de plantas que utilizas.

Esta especie tiene fama de comerse las plantas delicadas hasta el tallo. Las plantas de plástico son buenas para proporcionar refugio y seguridad si no quieres preocuparte por los daños.

Sin embargo, también es buena idea poner algunas plantas vivas más resistentes. El musgo de Java, el helecho de Java y otras plantas duraderas funcionan muy bien con esta especie.

Además, asegúrate de dejar mucho espacio libre. No querrás abarrotar tanto el acuario de plantas que los peces no puedan nadar.

helostoma temminkii

Para el sustrato, puedes utilizar arena fina o grava grande. La arena fina es más segura que la grava. Pero los peces pueden ingerir arena fácilmente mientras se alimentan. Las rocas grandes y la grava gruesa pueden evitar la ingestión accidental de arena. Las rocas también pueden impedir que los peces empujen demasiada arena.

Esparce también algunas rocas y trozos de madera por el acuario. Los gouramis besucones tienen dientes finos en el interior de sus labios fruncidos. Los utilizan para raspar las algas de las superficies lisas.

Finalmente, ¡lo último que tienes que añadir es una capa de aire! No llenes el acuario hasta el borde. Los peces necesitan acceder a la superficie para poder aspirar aire. Deja uno o dos centímetros de espacio de aire libre por encima de la línea de flotación para acomodar este comportamiento.

Posibles enfermedades

Los gouramis besucones corren el riesgo de contraer todas las enfermedades comunes de agua dulce. Pueden tener problemas de ictericia y hongos como cualquier otra especie.

Esta especie también corre el riesgo de padecer la "enfermedad del agujero en la cabeza". Causada por parásitos protozoarios, esta enfermedad se manifiesta a través de pequeños hoyos en la superficie de la piel. Estos agujeros pueden convertirse en un punto de entrada de bacterias y otros patógenos, por lo que es importante tratar la enfermedad rápidamente.

Otro problema sanitario frecuente son las algas parásitas. Los peces besucones pueden albergar los parásitos bajo la piel, lo que da lugar a un aspecto moteado. Aunque no son potencialmente mortales, los peces huéspedes suelen estar más débiles y tener mala salud.

No hay forma de garantizar que tus peces no sufran enfermedades. Sin embargo, unos cuidados de primera pueden hacer mucho para evitar problemas de salud.

Vigila de cerca las condiciones del acuario y pon siempre en cuarentena a los peces nuevos antes de añadirlos a un ecosistema establecido. Puede parecer una molestia, pero es una forma muy eficaz de evitar que entren enfermedades no deseadas en un acuario sano.

Alimentación y dieta

El gourami besucón es un omnívoro oportunista. Come mucho y busca constantemente nuevas fuentes de sustento.

A menudo, puedes observar a estos peces utilizando los labios para consumir distintos tipos de algas de cristales, rocas y madera flotante. Los peces besucones también tienen branquias rastreras para filtrar el plancton y otros microorganismos.

Incluso con su hábito de comer a todas horas, debes proporcionarles fuentes de alimento equilibradas. Puedes darles copos o gránulos secos como base de su dieta. Las verduras escaldadas como las espinacas, la lechuga y el calabacín también son apreciadas.

Para las proteínas, son beneficiosos los alimentos vivos o congelados ocasionales. Ayudarán a aportar variedad y nutrientes valiosos a su dieta, ¡y también un buen enriquecimiento! Las gambas de salmuera, las larvas de mosquito y los gusanos tubifex son buenas opciones.

Comportamiento y temperamento

Esta especie suele clasificarse como semiagresiva. Pueden intimidar a otros y mostrar comportamientos territoriales.

Si hay más de un macho en el mismo acuario, es probable que se produzcan peleas. Sin embargo, no parecen peleas tradicionales.

Los peces utilizarán los labios para "besarse". Es más un movimiento de empuje que otra cosa.

Normalmente, este comportamiento no provoca lesiones graves. Uno de los peces acabará retrocediendo. Pero las peleas constantes provocan mayores niveles de estrés y enfermedades.

A veces, los gouramis besucones también intimidan a peces más pequeños o de tamaño similar. Utilizando de nuevo sus labios fruncidos, los peces pueden embestir a otros y empujarlos.

Nota del autor: También se sabe que esta especie ataca los costados de peces vulnerables. Al principio no parece grave, pero esta acción de embestir es en realidad ¡el gourami besador comiéndose la capa de baba del pez víctima!

Sin esta capa mucosa, los peces son vulnerables a enfermedades y parásitos. Por eso, es importante eliminar al agresor si los ataques se convierten en algo habitual.

Compañeros de acuario del gourami besucón

Debido a su naturaleza semiagresiva, no puedes emparejar a estos peces con cualquier otra especie. Debes elegir cuidadosamente a sus compañeros de acuario.

Evita las especies pequeñas y débiles. Los compañeros de acuario tienen que defenderse de las tendencias agresivas del besucón.

También debes mantenerte alejado de otras especies de gouramis. Los gouramis besadores se mostrarán más agresivos con los peces que se les parezcan.

Pueden tratar con otros gouramis besadores, pero debes limitar al máximo el número de machos en el acuario. Si tienes más de un macho, el acuario debe ser grande y estar bien plantado.

Éstos son algunos buenos compañeros de acuario para los gouramis besucones:

Cría

No es difícil criar parejas unidas de guramis besucones. Puedes tener éxito siempre que dispongas de un entorno controlado con cierto acondicionamiento.

En primer lugar, prepara un acuario de cría.

La temperatura debe ser más alta para imitar la época natural de desove del pez, que va de mayo a octubre. Procura que la temperatura ronde los 80 grados Fahrenheit. Mantén también el agua más blanda.

A continuación, añade los peces adultos y acondiciónalos con alimentos vivos.

Los gouramis besadores son devoradores de huevos. Los huevos son ligeramente boyantes, por lo que flotan en la superficie del agua. Para capturarlos, coloca una hoja grande de lechuga en la superficie del agua.

La lechuga dará cobijo a los huevos. Además, atraerá bacterias beneficiosas e infusorios, que servirán de alimento a las crías.

Cuando la pareja esté preparada, llevará a cabo el ritual de apareamiento. La hembra se dará la vuelta y pondrá los huevos. Los machos la seguirán y fecundarán los huevos cuando suban a la superficie.

Saca a los adultos del acuario de cría cuando hayan terminado. Si no lo haces, intentarán comerse los huevos.

Los huevos eclosionarán en tan sólo un día. Los alevines consumirán entonces el saco de huevos y se alimentarán de infusorios alrededor de la hoja de lechuga. Una vez que naden libremente, puedes proporcionarles alimentos en polvo o gambas de salmuera recién eclosionadas.

Conclusión

El cuidado del gourami besucón consiste en controlar su temperamento peleón. Si sabes cómo manejarlo, tener estos peces no será un gran reto.

Y, sinceramente, merece la pena. Esta especie es increíblemente única y divertida. Con sus bellos colores y su alto nivel de actividad, ¡te alegrarás de haberles dado una oportunidad!

Matilde Quintana

Matilde lleva más de cinco años interesándose por los peces y los acuarios. Cuando no está escribiendo sobre peces, puedes encontrarla haciendo senderismo, nadando y practicando yoga.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Subir