Ludwigia Repens: Cómo cuidar esta planta de acuario

ludwigia repens
Índice de contenidos

La Ludwigia Repens es una magnífica planta de agua dulce que puede aportar numerosos beneficios a tu acuario. No importa si buscas una planta para complementar un acuario comunitario o si te sientes inspirado para empezar a hacer paisajismo acuático, ésta es una especie a tener en cuenta.

Lee esta guía para aprender todo lo que necesitas saber sobre los cuidados de la Ludwigia Repens. Esta planta es de bajo mantenimiento, así que si sigues las directrices, ¡todo irá bien!

Resumen de la especie

La planta Ludwigia Repens es un cultivar acuático popular que recibe muchos nombres diferentes. Puede que la veas etiquetada como prímula acuática, sauce prímula rastrero o ludwigia roja. No importa cómo decidas llamarla, es innegable la belleza de esta planta.

La Ludwigia Repens es una excelente adición a los acuarios comunitarios pacíficos con su vibrante coloración y su follaje relativamente denso. Funciona mejor como planta de medio fondo. Sin embargo, su adaptabilidad te permite utilizarla de innumerables formas diferentes.

ludwigia repens

Esta planta de agua dulce es originaria de América del Norte y Central. Se encuentra sobre todo en estanques, arroyos y lagos tropicales. La Ludwigia Penes prefiere aguas poco profundas y es capaz de crecer total o parcialmente sumergida.

Gracias a sus sencillos cuidados, la Luwigia Repens es una de las especies de plantas acuáticas más populares. Gracias a su aspecto único, es una forma estupenda de dar color a cualquier paisaje acuático.

Ventajas de tenerla en el acuario

Como la mayoría de las plantas acuáticas, la Ludwigia Repens es una hermosa pieza decorativa que puede mejorar el hábitat subacuático. Ideal para los fanáticos del paisajismo acuático, puede insuflar nueva vida a tu acuario y proporcionar una estética agradable de la que disfrutar.

Dicho esto, la Ludwigia Repens es algo más que una bonita decoración. Es una adición práctica que proporciona un montón de beneficios.

Ante todo, esta planta ofrece toneladas de enriquecimiento a los habitantes del acuario. Muchas especies de peces prosperan cuando se encuentran en un entorno con vegetación. No sólo utilizan las plantas para jugar, sino que también pueden servir de cobertura para peces tímidos o ansiosos.

La Ludwigia Repens también puede mejorar las condiciones del agua a nivel molecular. Las plantas utilizan una gran cantidad de nutrientes sobrantes. Incluso absorben subproductos de desecho nocivos como el amoniaco y los nitratos. Como resultado, las condiciones del agua pueden mantenerse estables y saludables durante mucho más tiempo.

Aspecto

Desde el punto de vista del aspecto, la Ludwigia Repens es bastante singular. Es una planta rastrera que puede desarrollar tallos largos y gruesos. Los tallos son notablemente circunferenciales y adquieren un color rojizo. 

Cuando la planta es joven, los tallos pueden ser delgados y frágiles. Sin embargo, se ensanchan cuanto más crece la planta. Cuando la planta alcanza su altura máxima, son robustos y resistentes. El grosor contribuye a la anchura y extensión de la planta.

Como planta formadora de matas, la Ludwigia Repens puede volverse bastante densa y rebelde. Sin embargo, el espeso follaje no hace sino aumentar su atractivo.

A lo largo de cada tallo, verás hojas dispuestas de forma opuesta. Son grandes y tienen forma de pala, lo que ayuda mucho a recoger la luz. Las hojas adornan toda la longitud del tallo. Incluso brotan cerca del sistema radicular.

La Ludwigia Repens puede adoptar tonalidades de verde intenso, rojo y marrón rojizo. Normalmente, la parte superior de las hojas es verde oliva, mientras que un pico de rojo salpica la parte inferior. ¡Esto te permite crear interesantes paisajes acuáticos!

Nota del autor: Como la mayoría de las plantas, la coloración dependerá totalmente de las condiciones de iluminación y de la salud general.

Si tienes la suerte de presenciar el crecimiento de estas plantas más allá de la línea de flotación, observarás otro bello elemento: las flores. Las flores tienen cuatro pétalos amarillos. En general, cada floración suele ser más pequeña que las hojas.

Sin embargo, su brillante coloración hace que destaquen sobre las plantas rojas y verdes. Las flores sólo aparecen cuando la planta crece por encima del nivel de la superficie del agua, lo que suele ocurrir sólo en los estanques exteriores.

Tamaño y tasa de crecimiento

Esta planta es comparativamente más grande que las especies que utilizarías en el primer plano de tu acuario. Sin embargo, ¡no alcanzará alturas de varios metros como otras especies populares!

En plena madurez, llega a medir unos 30 cm. Recuerda que la Ludwigia Repens también puede crecer fuera del agua. Por tanto, puede crecer rápidamente más allá de los confines de tu acuario si la columna de agua no es lo bastante profunda para albergar toda la planta.

Nota del autor: Es necesario podarla regularmente si tu acuario no es especialmente profundo. Más adelante hablaremos de ello.

En cuanto al ritmo de crecimiento, la Ludwigia Repens se desarrolla bastante rápido. Sus grandes hojas absorben todos los nutrientes posibles. Además, la gran cobertura de las hojas de la planta facilita una fotosíntesis rápida y eficaz.

Como siempre, la salud y la iluminación influirán en el ritmo general de crecimiento. En condiciones prístinas, la Ludwigia Repens puede alcanzar los 30 cm de altura en cuestión de meses. Pero si la iluminación es un poco más tenue, puede tardar un par de años en alcanzarla.

Cuidados de la Ludwigia Repens

En comparación con otras plantas de acuario populares, el cuidado de la Ludwigia Repens es relativamente fácil de manejar. Es un poco más exigente que algunas especies clásicas de bajo mantenimiento, pero no debería suponer demasiado problema para aficionados de cualquier nivel.

Siempre que sigas las siguientes pautas de cuidado, ¡tu planta prosperará!

Tamaño del acuario

Empecemos por el tamaño del hábitat. Como ya se ha dicho, la Ludwigia Repens alcanza unos 30 cm de longitud. Para apreciar realmente su densidad y altura, es mejor mantener estas plantas en acuarios más grandes, de un mínimo de 20 galones.

Dicho esto, la Ludwigia Repens se adapta fácilmente a acuarios más pequeños. Muchos acuariófilos las mantienen incluso en nanoacuarios o pequeños acuarios sólo de plantas.

La mayoría recomienda albergar estas plantas en un acuario de no menos de 10 galones.

Nota del autor: Si quieres ir a por todas, considera la posibilidad de mantener la Ludwigia Repens en un estanque exterior. En entornos de estanque, esta planta actúa como una especie de ciénaga emergente. Crecerá parcialmente sumergida mientras las puntas se extienden hacia el cielo al aire libre.

Parámetros del agua

La Ludwigia Repens es bastante resistente a las condiciones del acuario, por lo que es un aspecto bastante manejable de su cuidado. Es nativa de ambientes tropicales, que son similares a los hábitats naturales de algunos de los peces más frecuentes en el comercio. Por tanto, se adaptará bien a los acuarios de agua dulce normales.

La planta prefiere aguas cálidas, un pH neutro y una suavidad decente. La constancia y la estabilidad son fundamentales con la Ludwigia Repens. Puede soportar algunos ajustes sencillos siempre que no haya fluctuaciones significativas.

  • Temperatura del agua: de 68 °F a 82 °F (lo ideal es a mediados de los 70 °F)
  • Niveles de pH: de 6,0 a 8,0 (procura que sea neutro)
  • Dureza del agua: 3 a 8 KH

Iluminación

Junto a las condiciones del agua, la iluminación es uno de los factores más importantes en el cuidado de la Ludwigia Repens. Esta planta prefiere niveles de luz altos con muy poca sombra, pero puede sobrevivir con niveles de luz de bajos a moderados.

Sin embargo, puede experimentar una decoloración masiva, un crecimiento lento y una serie de problemas de salud. La pérdida de hojas es un problema común que suele derivarse de unas condiciones de luz deficientes.

Con niveles de luz altos, la planta debería mostrar una coloración viva y hojas grandes y sanas.

Nota del autor: Para que tu planta alcance todo su potencial, proporciónale una buena cantidad de luz durante el día. Lo ideal es de tres a cinco vatios de luz de espectro completo por cada galón de agua que contenga el acuario. 

Sustrato

El mejor tipo de sustrato para Ludwigia Repens es el sustrato vegetal rico en nutrientes. Normalmente, las mezclas de sustrato para plantas contienen un montón de minerales. Según la fórmula, puede tener trocitos de grava, arcilla cocida, roca volcánica y turba.

Hay montones de sustratos comerciales. Elige uno formulado para proporcionar un entorno rico en nutrientes para las plantas.

También puedes utilizar grava simple. Sin embargo, la falta de nutrientes puede afectar al crecimiento de las plantas. Para superar ese problema, necesitarás proporcionar suplementos. 

Si quieres utilizar grava con fines estéticos, puedes utilizar sustrato vegetal como base. Luego, aplica la grava encima. No sólo conseguirás el aspecto de la grava, sino que la capa añadida puede fijar mejor la planta.

Nota del autor: No utilices arena ni nada con una consistencia ultrafina que imite la arena. La arena podría acabar asfixiando las delicadas raíces de la Ludwigia Repens por lo fácil que se compacta.

Cómo plantar Ludwigia Repens

Una vez que tengas listo tu hábitat, ¡puedes empezar a plantar! No te preocupes, plantar Ludwigia Repens es fácil.

La planta se puede adquirir fácilmente en la mayoría de las pescaderías. La mayoría de los aficionados recomiendan plantar varios tallos muy juntos. Para acuarios pequeños, lo ideal son de cuatro a cinco esquejes. Un acuario más grande puede beneficiarse de agrupaciones de 10 a 12.

Para establecer la planta, basta con clavar el extremo cortado en el sustrato. Plántalo a unos dos centímetros de profundidad. Si es necesario, apisona ligeramente el sustrato alrededor del tallo para fijarlo.

Nota del autor: Ten cuidado con el espaciado. No quieras plantarlos demasiado juntos. De lo contrario, las hojas inferiores no recibirán suficiente luz para mantenerse vivas.

La Ludwigia Repens se da mejor como planta de fondo o de medio fondo. Aunque la planta parece un poco delgada y estéril cuando se introduce por primera vez, se volverá más tupida con el tiempo. Este cultivar produce varios brotes laterales para conseguir densidad.

A medida que la planta crezca, asegúrate de proporcionarle más de 10 horas de luz al día para favorecer la pigmentación roja. También puedes ofrecer dosis regulares de CO2 y fertilizantes ricos en hierro. La fertilización no es un requisito, pero puede mejorar la salud de la planta a largo plazo.

Recorte y poda

La poda regular es imprescindible para el cuidado de la Ludwigia Repens. Si no controlas su rápido crecimiento, la planta puede desbordar rápidamente los límites de tu acuario.

Afortunadamente, podar esta planta es un proceso muy sencillo.

Con unas tijeras de podar afiladas, sólo tienes que cortar los brotes laterales superiores. Puedes utilizar la poda para dar a la planta la forma que desees. Corta algunos de los brotes laterales para mantenerla más confinada o mantén la planta baja para asegurarte de que no arruina la vista en el centro del campo.

Tú eliges.

Hagas lo que hagas, asegúrate de mantener intactos al menos cinco centímetros de la planta. También es esencial dejar al menos dos nudos. Esa pequeña restricción fomentará el rebrote y la buena salud continuada.

Compañeros de acuario

Tienes montones de buenas opciones como compañeros de acuario.

Si buscas otras plantas para añadir a la mezcla, la Ludwigia Repens combina bien con muchas otras especies. Combina excepcionalmente bien con plantas acuáticas populares como el Helecho de Java, la Espada del Amazonas y la Rotala Rotundifolia.

Esas plantas son predominantemente de color verde vibrante. Como resultado, el contraste de colores crea un aspecto impresionante.

En cuanto a los habitantes de los acuarios, basta con que sean pacíficos.

La Ludwigia Repens es una elección excelente para acuarios comunitarios dóciles. El objetivo es añadir peces que aprovechen el denso follaje para sentirse seguros y jugar. 

Aquí tienes algunas buenas especies de peces a tener en cuenta:

Ésa es sólo una pequeña colección. Cualquier especie de pez que no tenga fama de dañar las plantas puede coexistir con la Ludwigia Repens.

También puedes mantener invertebrados en el acuario. Esta planta es fantástica para la mayoría de las gambas de acuario. Desde la llamativa Gamba Cereza Roja hasta la escurridiza Gamba Fantasma, casi cualquier especie de gamba es aceptable.

Lo mismo ocurre con los caracoles aptos para el acuario. La única excepción son los caracoles a los que les gusta comer plantas.

Nota del autor: La Ludwigia Repens es una elección fantástica para los invertebrados porque ofrece muchas oportunidades de forrajeo a estos bichos. Las hojas desarrollan biopelícula, que los adultos y los invertebrados recién nacidos consumirán fácilmente.

Propagación

La Ludwigia Repens se reproduce de dos maneras. 

La más natural es mediante semillas. Como hemos dicho antes, las plantas que crecen fuera del agua desarrollarán flores. Esto suele ocurrir con las plantas maduras durante los meses más cálidos.

Las hermosas flores amarillas acaban desarrollando semillas. Las semillas vuelven al agua para que crezcan nuevas plantas. En la naturaleza, las corrientes llevarán las semillas a otro lugar para ayudar a la propagación de la planta.

Ahora bien, a menos que tengas tu Ludwigia Repens en un gran estanque al aire libre, este método probablemente no ocurrirá. Cuando podes la planta para mantenerla bajo el agua, no crecerá ninguna flor.

Si quieres propagar la planta, puedes utilizar esquejes. Puedes utilizar los recortes que retires durante las sesiones regulares de poda.

Retira los esquejes del tallo principal y plántalos en el sustrato como harías con las muestras que compraste en la tienda. Entierra unos dos centímetros de la planta en el medio de cultivo. No tardarán en desarrollarse pequeñas raíces.

Después, el esqueje se convertirá en una planta hecha y derecha. Como siempre, mantén cierto espacio entre las nuevas propagaciones y las plantas establecidas para evitar problemas de exposición.

Conclusión

El cuidado de la Ludwigia Repens es algo que cualquiera puede hacer. No importa si eres un acuarista experimentado o un completo principiante. Esta planta no te lanzará ninguna bola curva.

Si tienes alguna duda sobre la inclusión de esta planta en tu acuario de agua dulce, no dudes en enviarnos un mensaje. Siempre estamos dispuestos a ayudar a nuestros lectores.

Matilde Quintana

Matilde lleva más de cinco años interesándose por los peces y los acuarios. Cuando no está escribiendo sobre peces, puedes encontrarla haciendo senderismo, nadando y practicando yoga.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Subir