Cuidado del caracol manzana: Dieta, tamaño, duración, cría y más

caracoles manzana acuario
Índice de contenidos

Los caracoles manzana son criaturas adorables y de bajo mantenimiento que puedes mantener en diversos acuarios. No importa cuánta experiencia tengas, ¡es un placer tener estas pequeñas criaturas!

Esta guía te enseñará todo lo que necesitas saber sobre los cuidados del caracol manzana, así como muchos otros datos útiles sobre estos animales.

Resumen de la especie

El caracol manzana (Pomacea bridgesii) es un curioso invertebrado con una reputación que le precede. Puedes encontrar estas criaturas en la mayoría de las tiendas de animales locales, donde suelen venderse jóvenes y pequeños. Pero no dejes que ese tamaño inicial te engañe. Esta especie de caracol crece mucho.

caracoles manzana acuario

Son una impresionante adición al acuario que puede tener una presencia exigente, a diferencia de otras especies de caracoles.

El caracol manzana era originario de la cuenca del río Amazonas, en Sudamérica. Sin embargo, es una especie algo invasora con poblaciones salvajes en todo el mundo. Tanto si los utilizas como complemento único en tu acuario actual como si creas un hábitat sólo para caracoles, se trata de una especie con mucho que ofrecer.

Aspecto

En esta especie de caracol abundan las variaciones de color. Puedes conseguirlos con conchas cubiertas de dorado, marrón, rosa, rojo y más. Algunos incluso tienen rayas y múltiples colores. La carne suele ser marrón, blanca o amarilla, pero también hay mucha variedad.

El caracol recibe su nombre inspirado en la fruta por su caparazón. El caracol manzana tiene una concha redonda y sorprendentemente simétrica. Cinco o seis verticilos crean esa forma esférica y proporcionan detalles llamativos.

Esta especie concreta tiene pulmones y branquias. Como resultado, pueden vivir fuera del agua. Sin embargo, la mayoría prefiere permanecer en el agua todo lo posible.

Como otros caracoles, las manzanas también tienen una trampilla llamada opérculo. Cuando se sienten amenazados, se refugian en la concha y utilizan el opérculo para sellarse.

Los caracoles manzana tienen dos tentáculos. El primero está junto a los oculares. El otro está junto a la boca. Ambos tentáculos desempeñan un papel importante en la alimentación, ya que ayudan a guiar el alimento hasta la boca del caracol.

Nota del autor: Los dos tentáculos oculares también son muy interesantes. Si, por cualquier motivo, el caracol manzana pierde uno de sus ojos, ¡puede regenerarlo!

Duración del caracol manzana

Los invertebrados de agua dulce no suelen tener una vida larga, y el caracol manzana no es diferente. La vida típica del caracol manzana es de unos dos o tres años. Pero, como siempre, existe la posibilidad de que mueran antes (o vivan más).

No hay garantías con la esperanza de vida, y la calidad de los cuidados que le prestes es un factor que influye mucho.

Tamaño medio

Aquí es donde entra la sorpresa del caracol manzana. Cuando la mayoría de los acuariófilos compran estos bichos, apenas miden unos centímetros de diámetro. Pero crecen rápidamente.

Los adultos pueden tener conchas de hasta 15 cm de diámetro. Para que te hagas una idea, ¡eso es aproximadamente el doble del tamaño de una pelota de tenis! Esto significa que debes asegurarte de que tienes espacio en tu acuario si quieres cuidarlas adecuadamente.

Nota del autor: Conviene señalar que el tamaño del caracol manzana varía según la variedad que tengas, y que no todos alcanzan los 15 cm. Por ejemplo, el caracol manzana de Florida sólo llega a los cinco centímetros de diámetro. Todo depende de la clase que tengas.

Cuidado del caracol manzana

Estás de suerte si estás pensando en adquirir uno o dos caracoles manzana para tu acuario. Esta criatura es una de las más fáciles de cuidar. Altamente adaptable y, naturalmente, de bajo mantenimiento, es uno de los mejores invertebrados para principiantes.

He aquí algunas pautas básicas para el cuidado del caracol manzana que debes conocer.

Tamaño del acuario

Empecemos por el tamaño del acuario. Estos invertidos necesitan una buena cantidad de espacio. No cometas el error de pensar que pueden vivir en un cuenco sin problemas. Recuerda: Crecen rápido y son razonablemente activos.

Una regla general es proporcionar al menos 2,5 galones de espacio por caracol. Lo mejor que puedes hacer es alojar a tus caracoles en un acuario de al menos 10 galones. Puedes ampliarlo a medida que cambien tus necesidades y tu caracol crezca.

Parámetros del agua

Una de las razones por las que el cuidado del caracol manzana es tan fácil es el hecho de que estas criaturas son muy adaptables. Proceden de las aguas ligeramente ácidas de la cuenca del Amazonas. Sin embargo, pueden adaptarse rápidamente a cualquier condición de agua dulce en la que se encuentren.

Como todos los caracoles, esta especie prefiere el agua rica en calcio. Sin embargo, no es totalmente necesario. La mayoría de los acuaristas centrarán su atención en las necesidades de sus compañeros de acuario, los caracoles manzana. Por suerte, a estos bichos no les importa.

Cuando configures el hábitat de tu caracol manzana, ten en cuenta estos puntos de referencia.

  • Temperatura del agua: de 70 a 86 grados Fahrenheit (procura que ronde los 75 grados)
  • Niveles de pH: de 6,5 a 8,4 (cercano al neutro)
  • Dureza del agua: 6 a 12 DGH

Aunque sean adaptables, sigue siendo importante prestar mucha atención a los parámetros del agua. Invierte en un kit fiable de análisis del agua para vigilar los niveles de tu acuario.

Qué poner en su hábitat acuario

Los caracoles manzana tampoco son muy exigentes con la decoración. Dicho esto, hay recomendaciones que debes tener en cuenta para ahorrarte algunos quebraderos de cabeza.

La primera es el sustrato. Podrías usar grava, pero ese material tiende a cortar las patas del caracol. Para evitar lesiones regulares y posibles infecciones, utiliza un sustrato más blando. La arena funciona bien.

Las plantas pueden ser un problema para los caracoles manzana. Cohabitan bien con cultivares de crecimiento rápido, pero tienen facilidad para masticar cualquier cosa que puedan comer. Es decir, prácticamente todo, así que todas tus plantas son presa fácil.

Sin embargo, las variedades de crecimiento lento son las más afectadas. Los caracoles manzana suelen comérselas tan rápido que no pueden crecer.

Por eso, muchos acuaristas utilizan plantas de seda o plástico. Ofrecen el mismo aspecto sin el riesgo de que el caracol las dañe.

Además de plantas, puedes añadir troncos, estructuras para trepar y cualquier otra cosa que puedan necesitar los compañeros de acuario del caracol. Los caracoles manzana son activos y explorarán cada centímetro de tu acuario.

No te olvides del sistema de iluminación. Los caracoles manzana necesitan un ciclo diurno/nocturno completo. Son más activos por la noche, pero la luz mantendrá controlado su ritmo circadiano.

Nota del autor: ¡Asegúrate de conseguir una tapa resistente! Los caracoles manzana prefieren vivir bajo el agua, pero tienen pulmones. Por tanto, podrían arrastrarse fuera de tu acuario si no tienes cuidado. Asegúrate de tapar ese hábitat por seguridad.

Posibles enfermedades comunes

Esta criatura acuática es sorprendentemente resistente, pero no es inmune a los problemas de salud.

Como cualquier otro animal que tengas en tu acuario, la mala calidad del agua es un problema que debes evitar. Un pico en los niveles de amoníaco y nitrato podría causar un estrés innecesario al caracol.

En casos graves, los caracoles dejarán de crecer por completo para emplear su energía en la reproducción. Cuando esto ocurre, el caracol puede sufrir lesiones en la concha.

Las conchas delgadas y quebradizas también son un problema frecuente. Suelen ocurrir cuando el nivel de pH es demasiado bajo. El caracol puede tolerar cierta acidez, pero un pH superbajo hará que la concha sea lo bastante quebradiza como para agrietarse. Lo mismo ocurre si el contenido de calcio es bajo.

Para mantener sano a tu caracol manzana, vigila las condiciones del agua y asegúrate de que se encuentran en un rango aceptable. Procura evitar los cambios bruscos. Los acuaristas experimentados también recomiendan sustituir semanalmente alrededor del 15% del agua para mantener bajos el amoníaco y los nitratos.

Alimentación y dieta

Los caracoles manzana tienen un apetito voraz. No sólo eso, sino que son omnívoros que comen de todo. A lo largo del día, el caracol se mueve por el acuario para buscar comida.

Aunque comen algas del cristal y la decoración, no des por sentado que las algas bastan para mantener sano al caracol. Además de algas, comen materia vegetal en descomposición, plantas sanas e incluso peces muertos. 

Mantén saciadas a estas criaturas con comidas diarias. Si no lo haces, podrían comerse todo lo comestible que haya en tu acuario. Eso podría incluir a otros caracoles. Alimentarlos evita eso y deja suficiente para otros compañeros de acuario carroñeros. Puedes suministrarles comida estándar para peces, tabletas de algas o verduras frescas.

Otros alimentos adecuados para completar su dieta son

  • Calabacín
  • Judías verdes
  • Pepino
  • Zanahorias
  • Guisantes
  • Lechuga romana
  • Espinacas
  • Gambas

Comportamiento y temperamento

Durante el día, puedes observar a los caracoles manzana buscando comida en el acuario. Estos caracoles son más activos de lo que crees y no tienen ningún problema en cubrir todas las superficies posibles en un día.

No tienes que preocuparte por la violencia o la agresividad con estas criaturas. Son el epítome de la docilidad y no prestan ninguna atención a otros habitantes del acuario cercanos.

Compañeros de acuario

No hay restricciones rígidas sobre el tipo de acuario que puedes crear con el caracol manzana. Se lleva bien con la mayoría de los animales. Si surgen problemas, suele ser por culpa de peces agresores.

Es aconsejable mantener alejadas a las especies que se alimentan de caracoles, como los cíclidos y las lochas payaso. Sin embargo, un caracol manzana adulto no suele ser rival para los peces agresores. Estos invertidos tienen toneladas de protección para mantenerse a salvo.

Los mejores compañeros de acuario son igual de dóciles e indiferentes. Entre las buenas opciones se incluyen

Cría

Aunque la cría de caracoles manzana no sea una prioridad para ti, estas criaturas se reproducirán en cautividad. No es cuestión de "si". Es cuestión de "cuándo" y "cuánto".

Los caracoles manzana se reproducen rápidamente. Proliferan tan deprisa que a menudo desbordan los sistemas cerrados. Cuando eso ocurre, los caracoles se apoderan de todo, se lo comen todo y no dejan nada a sus compañeros de acuario.

La reproducción se produce cuando suben las temperaturas en verano y abunda la comida. Machos y hembras se aparean, y las hembras suelen almacenar esperma para la fecundación. ¡Pueden conservarlo durante meses!

Los caracoles suelen poner los huevos en la línea de flotación, donde pueden permanecer húmedos sin ahogarse en el agua. Puedes rasparlos, pero eso no hará mucho para impedir que crezca la población. Las hembras ponen puestas cada cuatro a siete días.

Para terminar

El cuidado del caracol manzana es pan comido, así de sencillo. Si piensas dedicarles el mínimo tiempo posible para que estén cómodos y tengan lo que necesitan, no les pasará nada.

Si tienes alguna pregunta sobre los caracoles manzana que no hayamos tratado en esta guía de cuidados, envíanosla. ¡Te ayudaremos en todo lo que podamos!

Matilde Quintana

Matilde lleva más de cinco años interesándose por los peces y los acuarios. Cuando no está escribiendo sobre peces, puedes encontrarla haciendo senderismo, nadando y practicando yoga.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Subir